La cotidianidad de las Mujeres

Por Elsa Cordero Martínez, magistrada en retiro

Con la finalidad de que “se cumpla el respeto a los derechos de las mujeres, libres de todo tipo de violencia y alcanzar la igualdad sustantiva en todos los niveles de la vida pública de nuestro país” se constituye la Colectiva Nacional 50+1 que agrupa “mujeres políticas, académicas, activistas y especialistas con una amplia trayectoria y experiencia, a fin de generar, apoyar e impulsar mecanismos de empoderamiento a las mujeres que participan activamente en los espacios de decisión”[1]estupenda iniciativa de mujeres que participando en la vida pública, han enfrentado retos, pisos pegajosos, estereotipos, violencias,  perjuicios, y la entonces no reconocida en la norma, pero si existente en la vida diaria, violencia política por razón de género. La fuerza de su llamado, integra hoy a más de 7,000 mujeres líderes en México, con presencia en 5 países. En nuestro país además de la colectiva nacional hay 26 capítulos en el mismo número de entidades.

Para entender nuestra naturaleza podemos destacar el origen de ámbitos públicos y privados de las integrantes, el reconocimiento del poder de las mujeres,  como conclusión de la segunda reunión nacional;  los  diversos pronunciamientos como el nacional contra la violencia de género ejercida contra la Secretaria de Gobernación; los pronunciamientos  locales por  la indignación por la celebración del día del padre con bailarinas, o la grave situación de violencia política e institucional contra una jueza veracruzana, que dan cuenta que la colectiva tiene en su diversidad la mayor de sus riquezas, que no somos un grupo partidista o político, no somos contrarias a los gobiernos,  ni a las autoridades, somos un grupo en el que se escuchan todas las voces, todas las ideologías, todas las edades,  con el común denominador:  hacer efectivos los derechos de las mujeres, es decir, lograr  su participación, lograr la igualdad sustantiva, hacer de la paridad una realidad mujeres en todo y para todo, en mitad más uno.

50+1 en Tlaxcala

Hace 4 años se conformó el Capítulo Tlaxcala, la Presidenta fundadora fue Aurora Aguilar, quien de forma talentosa y  entusiasta fue integrando  mujeres coincidentes en el quehacer común. Hoy somos  más de un centenar de mujeres tlaxcaltecas.

En Tlaxcala trabajar para las mujeres, requiere conocer cuáles son nuestras realidades,  somos el 51.6% de la población, es decir , más de  690 mil. 68.6% de las mujeres tlaxcaltecas hemos experimentado algún tipo de violencia y si bien estamos por  debajo del rango  nacional 70.1 % ,  el porcentaje no es para congratularse.

La violencia que se ejerce contra las mujeres del estado, tiene su mayor rango en la violencia psicológica 51.6%,  seguida por la sexual 46.3%  El ámbito de mayor ocurrencia es el comunitario 42.2%,  seguido por el de pareja  que ocupa el 41.4%.  La principales personas agresoras son en el ámbito escolar  los  compañeros, en el laboral también, en el comunitario los desconocidos, en el ámbito familiar el hermano o  la hermana.  La principal agresión sexual proviene de los primos o primas (familiares). A nuestras adultas mayores se les violenta en un 13.6% y a las mujeres con discapacidad en un 44.7%.[2]

En este momento, los tres poderes públicos son encabezados por mujeres, nuestra Gobernadora es  mujer, los esfuerzos de la Judicatura son presididos por una Magistrada y  una Diputada preside  la Mesa Directiva del Congreso,  en el que hay paridad. Solo  el 11% de los municipios son presididos por mujeres. Hay presencia femenina en 6 dirigencias de los partidos políticos, pero la paridad sigue siendo un  reto. Si bien la norma nos da la pauta, hoy la Constitución instituye que en todo en órgano colegiado haya presencia de mujeres  -y  personas que provienen de categorías sospechosas deben también ser parte de la toma de decisiones- debemos reconocer que es el punto de partida, pero el trabajo no esta terminado.

Las mujeres no solo para acceder, sino también para ejercer, tenemos retos, tras retos, las labores de cuidado, los estereotipos, la violencia de género, los roles, la crisis climática, en fin parece que todos los obstáculos  se duplican tratándose de las mujeres. 

Mujeres en todo y para todo

Hace unos días se renovó la Presidencia del Capítulo Tlaxcala,  ahora tengo el honor de encabezar esta agrupación de talentosas mujeres comprometidas con otras mujeres. Nuestra toma de protesta estuvo a cargo de la Presidenta de la Colectiva Nacional,  Claudia Corichi ante la cual, de forma conjunta nos comprometimos -entre muchas otras cosas- a trabajar por las causas de las mujeres y  digo “nuestra y nos”, es decir,  hablo en plural, por que es necesario entender que, ante tanto retos, necesitamos hacer equipos, unir esfuerzos, forjar causas comunes, aprovechar talentos, por ello, en esta ocasión de la mano con Viviana Barbosa, Eréndira Jiménez, Matilde Verónica Sánchez, Elizabeth Piedras y  América Rojas integramos una Mesa Directiva, y acompañadas de Leticia Hernández, Mayra López, María Roldán, Yazmín Hernández, Sinahí Parra, Leticia Valera, María Guadalupe Ruiz, Paola Jiménez, Ángeles Lara , Patsy Amaro, Gamali Cortés y Karina Cuevas nos comprometimos a tener como líneas de acción: el  acceso a las mujeres a una vida libre de violencia, los derechos humanos de las mujeres, anticorrupción y género,  las mujeres y salud, los derechos de niñas, niños y adolescentes, la violencia política de género, a las  mujeres adultas mayores, la diversidad, las mujeres y medios de comunicación, logística y relaciones públicas, las mujeres empresarias y la vinculación académica y capacitación.

Dos ejes de acción darán forma a nuestro trabajo, el primero 50+1Tlaxcala desde el Conocimiento, sin él no podemos comprender y dimensionar los que necesitamos como colectivo, desafortunadamente muchos de los resultados fatídicos en  los programas o acciones dirigidos a fortalecer los derechos de las mujeres, por lo que no se obtienen los resultados esperados, es por los malos planteamientos, diseños, por la falta de especialización y de comprensión en los temas. El segundo  50+1Tlaxcala desde la Acción que significa llevar a la práctica y velar por que los derechos logrados y reconocidos se cumplan y hagan efectivos. Hoy mismo estamos trabajando en un programa que además de ajustarse a los requerimientos de la Colectiva Nacional, contextualice nuestra realidad y nos permita entregar los resultados a los que nos comprometimos cuando dijimos “si protesto” ante nuestras integrantes, políticas, empresarias, académicas, activistas, madres, personas con labores de cuidado, funcionarias públicas, presidentas municipales, dirigentas de partidos  universitarias, comunicadoras, representantes populares, ,  -por cierto mujeres de Tlaxcala todas destacadas en sus espacios de acción y decisión- y ante las que refrendamos nuestro compromiso, pero más allá de eso, nuestras ganas para  impulsar y empoderar a las mujeres de nuestro estado, de la mano de nuestra organización nacional  y de todos los capítulos estatales. 

Queremos cotidiano

Hoy agradeciendo el espacio mensual que me da, este importante medio de comunicación para que dentro  Día Naranja reflexionemos sobre cómo crear  conciencia y prevenir la violencia contra mujeres, quiero invitar a las mujeres de Tlaxcala que tienen ganas de hacer una diferencia positiva, de empoderar a sus pares, de fortalecernos, a ser parte de esta agrupación, todas cabemos, mujeres en todo y para todo, es lo que queremos que sea cotidiano. 

Queremos cotidiano que  cuando tenemos la oportunidad de servir, de hacer, de crecer, de aprender, de exigir, de contribuir, si, y solo si sea la respuesta. 

[1] https://50mas1.com

[2] Según datos ENDIREH

.