Oliver Zecua

Los Cabildos de Tlaxcala no son para nada aburridos, los han reventado, han llegado alegres y hasta han habido roces y reta a golpes.

Esto ocurrió tras la sesión del miércoles pasado, cuando el regidor Ray Vazquez y el presidente de Tepehitec, Octavio Sánchez Arellano tuvieron diferencias con un tema abordado en la reunión y al salir, mientras bajaban las escaleras se hicieron de palabras e incluso estuvieron a punto de tener un enfrentamiento.

Si es cierto lo que se dice del temperamento de ambos no creo que esta historia haya terminado, hay que estar atentos.