Por: Norberto Méndez

El presidente Gustavo Jiménez ya lleva más de la mitad de su periodo y la percepción en términos generales es buena a partir de que comenzaron a arreglar las calles.

Tener calles en buen estado no es la única función de las presidencias municipales, pero es el termómetro que indica si un alcalde trabaja o no, la seguridad, iluminación y limpieza de calles también son de gran relevancia para la prosperidad de un pueblo.

Esos puntos no deben perderse de vista, pero también se está avanzando en el ámbito social, esta administración le apuesta a recobrar el comercio y a ocupar su lugar como uno de los más importantes destinos turísticos de la región, no sólo para ofrecer producto textil, sino para que también se conozcan sitios de interés con los que cuenta el municipio.

Gustavo Jiménez conoce la historia de Chiautempan y es parte de su responsabilidad como alcalde el impulsar los mecanismos que permitan compartir esa importancia ancestral al tiempo que se mueve la economía local.

Al presidente municipal le queda menos de la mitad de su periodo, ya cumplió año y medio al frente del ayuntamiento, tiene una presidencia municipal nueva en proceso de construcción, y está sentando bases para una adecuada rendición de cuentas, así que al parecer andamos bien en Chiautempan.