Oliver Zecua
Es de no creerse que el moreno alcalde Jorge Corichi, con su discurso de la 4T y amor con amor se paga, sea excluyente en exceso y trabaje obra pública –lo poquitito que ha hecho- con empresas externas, que no contribuya a la economía de sus paisanos y con ello inhiba la creación de empleos que tanta falta hacen.
En la pasada sesión de Cabildo, y de acuerdo a la transmisión que consta en la página Facebook de la presidencia municipal, la regidora Carolina Carrasco pidió llevar a la mesa del Cabildo el tema de la invitación y contratación de empresas para obras, explicó que lo ha pedido en reiteradas ocasiones por los canales adecuados y sin embargo no ha tenido respuesta.
En esa sesión la secretaria del ayuntamiento, Katy Valenzuela sometió esa propuesta a votación y, oh sorpresa, la mayoría de los integrantes de este cuerpo de gobierno votaron en contra, Corichi votó hasta con sonrisa y ánimo, sólo cuatro regidores tuvieron la decencia de votar a favor ese planteamiento: Ray Vázquez, Zahira Torres, Juan Padilla y la misma Carolina
En esa sesión la regidora, presidenta de la Comisión de Obras Públicas, comentó que se han enviado alrededor de 70 invitaciones para participar en los procesos de adjudicación de obra, y menos de 10 han sido para empresas locales.
Pues de qué se trata, porque además no sólo son las invitaciones, sabemos que de las 20 y tantas obras que ha contratado el ayuntamiento el 80 por ciento han sido para empresas foráneas -de Puebla, Oaxaca y Veracruz- y unas cuantas para las locales, y el argumento no puede ser la capacidad técnica de las empresas, pues se están ejecutando obras de bajo impacto que cualquier empresa del estado o del municipio bien puede realizar.
El moreno alcalde –por eso del partido, no por otra cosa-, no sólo ignora la participación de su par en el cuerpo colegiado que preside, sino que decepciona una vez más al ignorar empresas de su propia tierra, qué lástima, pero el tiempo ya corre y cada vez le queda menos para que se vaya, aunque sueña con la reelección.