Desde el Centro

Por: Christian Vaslaf Santacruz Montealegre

567 días faltan para que inicie el 2024, y aún la oposición no ha logrado colocar en el imaginario de los mexicanos una propuesta viable para ocupar la silla presidencial. Los días pasan y los partidos de oposición no logran adherir más simpatías en la población, incluso se podría considerar que cada vez hay más personas desencantadas con la política mexicana. Por ejemplo en Oaxaca, al no tener la oposición y el mismo partido oficial una opción viable de gobierno la gente no salió a votar, ya que únicamente el 38% por ciento de la población acudió a las urnas, lo que se podría traducir en un claro desencuentro entre la sociedad, la clase política y los mismos partidos políticos, esto significa un mensaje de alerta que todos deberían escuchar.

Se podría inferir que la ciudadanía después de tantas promesas incumplidas por parte de López Obrador, y la misma oposición ha quedado desesperanzada. Algunos analistas consideran que Morena se llevó en su plataforma política las causas sociales, sin embargo, hasta este momento no se han atendido del todo, ya que únicamente son usadas de manera simbólica para comunicar con la población, pero hasta este momento no se ha metido a trabajar en ellas al fondo. En cuanto a la oposición se refiere, a esta le preocupan más los temas electoreros que atender las causas de la gente, hasta este momento ningún partido político ha impulsado desde la tribuna parlamentaria o desde sus propias plataformas alguna causa que hasta este momento morena tampoco haya resuelto y que mueva a la gente. Aún existen temas que no han sido del todo atendidas por el partido oficial, pero tampoco son atendidas por ningún partido político. 

La oposición en este momento está más interesada en tratar de entender que ha hecho mal para que los ciudadanos le traten de esta manera, y cómo ganar las elecciones en Estado de México y Coahuila. Mientras estos enfocan sus fuerzas en estrategias electorales, la gente se va desencantando cada día más ante los nulos resultados de López Obrador y quienes gobiernan bajo las siglas del partido guinda. 

Algo es cierto, en 2023 las elecciones están dadas para Morena. El estado de Coahuila será para Humberto Moreira, quien sabrá colocar su alfil con todo el apoyo desde palacio nacional, en cuanto al estado de México, las mismas pugnas e intereses de los partidos de oposición los llevará a no ponerse de acuerdo y cada quien jalará agua a su molino. Ya lo dijeron en el PRD, ellos van solos con candidato propio, porque de no ser así adiós 2024. Mientras que en el PRI, de seguir Alito Moreno al frente los dados ya están definidos, y estos no favorecen las aspiraciones de Enrique Vargas del Villar quien se pretende postular por el PAN, pero que además es quien cuenta con mayores credenciales para ser gobernador de ese estado. 

Por todo lo anterior, Morena seguirá cosechando triunfos.