Calenturas ajenas

Por: Christian Vaslaf Santacruz Montealegre

Contrario a lo que pueda señalar Alejandro Moreno Cárdenas, Marko Cortés y Jesús Zambrano, la alianza electoral de Va por México ya dio de sí, y los resultados electorales recientes lo confirman, esa oposición conformada por el PRI, PAN y PRD únicamente logró retener dos estados, en los demás fueron un completo fracaso. Es muy claro que lejos de celebrar la oposición debiera estar preocupada y ocupada en reinventarse, sin embargo están muy lejos de hacerlo.

La coalición Va por México le está costando muy caro a los propios partidos que la conforman. Por ejemplo, el PRD, de seguir en una posición fútil, únicamente reducido a minucias se le augura la pérdida total del registro a nivel federal, aunque puedan ser pocos los estados donde logre mantenerse de manera local. Y es que hay que observar que en el pasado proceso electoral únicamente tuvo un papel testimonial, lo que no le dejará buenos rendimientos. Incluso se ha distanciado de quien sería su población objetivo, además, se prevé que en algunos de los estados donde participó coaligado pueda perder su registro, de tal forma que el costo político es muy alto por no haber tomado una ruta diferente, si no al tiempo.

El PRI, es el segundo partido de la coalición Va por México que está pagando cara la coalición, de haber sido el partido hegemónico en el pasado ahora se perfila como el próximo partidazo en vísperas de quedar como la última opción política del electorado, como un apéndice del PAN. Probablemente tenga mucho que ver López Obrador en su debacle pues ha comprado a casi todos los gobernadores para que estos le entreguen sin chistar sus respectivos estados, sin embargo, no puede quedar exento de culpa de esta suerte su cuerpo dirigente desde quienes manejan el comité ejecutivo nacional hasta sus cuadros más relevantes, como gobernadores y parlamentarios en el resto del país. Aún siguen usando la receta de antaño, por lo que no le están saliendo las cosas.  En esta pasada elección el PRI sólo pudo tener presencia con Esteban Villegas en Durango, resultado que para muchos se debe más al PAN que al propio PRI.

El que ha salido mejor librado en cuanto a la coalición de Va por México es el Partido Acción Nacional, la percepción ciudadana es que el PAN es el partido que ha hecho un frente real en contra de las muchas ocurrencias del partido gobernante, y por ahora es de los partidos con mayor presencia territorial en el país, después de Morena y quien tiene presencia parlamentaria real, pero que además el único que señala las atrocidades de Morena.

El problema de la coalición Va por México es estar muy distante de los mexicanos, ha servido más como un instrumento de Claudio X. González para este mantener sus privilegios, me atrevería a señalar que en muchos casos la oposición se presenta como títeres de sus intereses. La enemistad de X. González con López Obrador es la que impulsa los motores de la fracasada coalición, por tal motivo no han logrado crear una narrativa cercana a la gente y eso ha repercutido en los resultados electorales, incluso hace quedar en ridículo a la oposición. Ojalá que a los partidos de oposición pronto les caiga el veinte y ya dejen de hacer que los mexicanos sigan sudando calenturas ajenas.