Por: Lizbeth González

La educación no solo tiene que ver con lo aprendido en casa, con la convivencia en sociedad, también es de suma importancia la formación académica y las condiciones de las escuelas y esto último es lo que está pasando en nuestro mágico pueblo.

A cada quien le toca hacer su parte para que el proceso de educación funcione en niños y en jóvenes, por eso sorprende positivamente la actuación del presidente municipal de Huamantla, Salvador Santos Cedillo, quien a diferencia de sus homólogos en verdad está marcando una diferencia en la infraestructura educativa.

El presidente entiende que invertir en educación es ahorrar en problemas sociales, ha dicho que le interesa apoyar a los jóvenes y lo ha llevado al terreno de los hechos, es importante la cifra de alumnos de distintos niveles educativos que han sido beneficiados por los diferentes programas del ayuntamiento.

Se les ha entregado capacitación extraescolar en diversas técnicas, oficios e idioma, becas, lentes, computadoras, material para rehabilitar sus espacios, recursos para modernizarse, aulas de usos múltiples, canchas deportivas y un largo etcétera que no deja lugar a dudas sobre el compromiso que tiene esta administración con los estudiantes.

Además de ello, que representa una estupenda aplicación de los recursos públicos, el alcalde Salvador Santos también escucha a los jóvenes, él mismo es un joven y por eso entiende la importancia de saber qué piensan y atender sus inquietudes para contribuir a tener un pueblo educado, porque de esa manera se convierte en un pueblo libre y poderoso.

Dicen que Chava Santos hace todo esto para destacar y hacer carrera en política: pues qué válido, ojalá otros que intentan escalar en espacios públicos también lo hicieran con acciones y no solo en el campo de la demagogia.