De una manera desacostumbrada se vivió la ceremonia del Grito de Independencia, en algunos lugares se llevó a cabo, en otros no.

Por ejemplo, en Chiautempan no hubo grito, pero sí había personas rondando la presidencia en espera del tradicional evento que emociona a los mexicanos.

Oh decepción, solo había silencio; y es que, obvio, la pandemia del Covid-19 fue la excusa perfecta.

Pero ya la gente no esperaba fiesta, ni el jolgorio tan típico de la fecha, ni la verbena y noche libre, tan solo querían sentir la emoción de ver la Bandera tricolor y escuchar el tañer de la campana, de ver al flamante presidente, a Gustavo Jiménez, en el balcón vitoreando a México y a los héroes de la patria.

Caso contrario, en la capital se suspendió el desfile de banderas, pero el presidente Jorge Corichi sí cumplió con trasladar en escolta la Bandera Nacional a Palacio de Gobierno para ser homenajeada y con leer el Acta de Independencia.

Allí precisamente, en Palacio de Gobierno, con toda la pompa y entusiasmo que conlleva participar y sobre todo encabezar la ceremonia del Grito de Independencia la gobernadora Lorena Cuéllar siempre si realizó -a su modo- el protocolo de la noche mexicana, adelantó la orden del día para más tarde transmitirlo en canales oficiales, osea, hacerlo virtual.

A te

A temprana hora se concentraron algunas familias frente al Palacio de Gobierno en espera de dar el grito y de paso ver a la nueva inquilina, la de Morena, la de la Cuarta Transformación, a la segunda mujer gobernadora.

Y ella salió a cumplir ese ritual de la identidad y orgullo mexicano.

Son tiempos de pandemia, son tiempos de nuevos gobiernos y de nuevas formas de hacer política, la gente entiende que primero es su salud; los actos cívicos son importantes pero más lo es el actuar de cada quien en sus propias responsabilidades y contexto para honrar a México y a sus comunidades.

Están cambiando las formas, pero debe existir la certeza de que cuando se supere el Covid-19 se vuelvan a llevar las plazas y en una voz se exclame ¡Viva Mexico!