Christian Vaslaf Santacruz

Recientemente observé una encuesta aplicada por “México elige”, realizada en el mes de enero donde se destacan a los personajes mejor posicionados por cada partido. Llama la atención que Marcelo Ebrard sea quien encabece las preferencias, después de Andrés Manuel López Obrador. Ebrard aparece con un índice de preferencia del 55.8%, el más alto de todos los personajes de la política nacional con los que se contrastó. El periodista Raymundo Riva Palacio, quien se caracteriza por ser un gran opositor al gobierno actual, en su columna “estrictamente personal” reconoce que Ebrard es el funcionario “más sofisticado… uno de los más capacitados para gobernar”. Pero ¿quién es Marcelo para estar en esa posición? El que Ebrard tenga semejante preferencia de los mexicanos se debe a su labor en las diferentes áreas de la administración pública y de la política nacional.

Cabe destacar, que este se inicia participando en el programa de renovación de vivienda popular para atender a los damnificados del terremoto del 85 en la ciudad de México. Posteriormente y después de algunas posiciones políticas, es nombrado Secretario de General de Gobierno del desaparecido Departamento del Distrito Federal con apenas treinta y tres años de edad, por el entonces Jefe del departamento del D. F., Manuel Camacho Solís. No obstante su juventud, se destacó entre otras, por su estrategia implementada para determinar los modos de operar de las bandas dedicadas a los robos bancarios.

Posterior a su paso como Sub Secretario de Relaciones exteriores, fue electo diputado federal donde se destacó por ser uno de los férreos opositores al Fobaproa, debido al daño que este fondo le hacía al erario público por el rescate bancario por malos manejos de sus directivas. Como Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal logró la disminución de poco más del 9% de los índices de delincuencia que aquejaban a la ahora Ciudad de México. Ya como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, fue nombrado por la fundación City Majors como el mejor alcalde del mundo. Su gobierno se destacó por innumerables acciones que colocaron a la ciudad de México como una progresista a nivel mundial, incluso volvió a dar un golpe certero a la delincuencia al disminuir un 11% los índices de criminalidad.

De tal forma, que no es extraño que para este momento sea considerado como uno de los más capacitados para gobernar. Y la clase media de este país lo sabe, de tal forma los resultados en las encuestas de preferencia. Marcelo Ebrard ha forjado a lo largo de su trayectoria un camino, que a pesar de estar lleno de dificultades en este momento lo posiciona como Presidenciable. Es decir, que Marcelo no depende de las decisiones que otros tomen sobre su carrera política, se debe a él mismo y a su tutor Manuel Camacho Solís.

Ahora como Presidenciable, se vuelve una opción sumamente viable para el país, Ebrard para muchos es considerado como un político sensato y sobre todo conciliador, que es lo que en este momento requiere el país, alguien con los estribos suficientes para gobernar, y sobre todo que no se deje llevar por dogmas estridentes.

Aún para personajes de la oposición Ebrard es un personaje bien visto. Muchos aún le tienen respeto y lo consideran, no sería ocioso pensar que a la gran mayoría de partidos políticos existentes en el país quisieran tenerlo como su principal cuadro.