La nominación de Victoria Rodríguez ha provocado una tormenta; temor por la inexperiencia 

Marco Antonio Durán Ruvalcaba*

Tremendo lio armo el Presidente en los mercados financieros, primero con el retiro de Arturo Herrera, que había sido nominado para encabezar la junta de gobierno de Banco de México y después con la designación de Victoria Rodríguez Ceja.

Los mercados pasaron de la incertidumbre a la desilusión y del temor a la preocupación de inversionistas nacionales y extranjeros. Analistas, empresarios y banqueros cayeron en pánico. Desde luego todo el desorden, repercutió en el tipo de cambio que se disparó el miércoles a un nivel cercano a los 22 pesos por dólar, precio no visto desde septiembre de 2020.

Se suponía que antes del día primero de diciembre fecha en la que termina su periodo Alejandro Díaz de León al frente del banco central, el Senado de la Republica debería tener lista la aprobación del nuevo gobernador, sin embargo, nada pasó y apenas con una semana para que tomara posesión el nuevo miembro, el Senador, Ricardo Monreal, reveló que desde agosto pasado el Presidente había retirado la propuesta de Herrera, cimbrando a los mercados financieros.

Más tarde, a través de redes sociales, el ex secretario de Hacienda confirmó que el Presidente le había comunicado que no estaría en el cargo. Personas cercanas aseguran que fue venganza luego que Arturo Herrera asignar recursos ates de irse a Estados diferentes a la ideología de la cuarta transformación, traicionando al jefe del Ejecutivo. ¿qué paso?, nadie sabe a ciencia cierta.

El desconcierto e incertidumbre de quién sería el nuevo nominado, causó el debilitamiento del peso que de por sí, se encontraba presionado por factores externos. Finalmente cedió a la especulación y el martes terminó sobre 21 pesos por dólar.

Surgieron nombres de quien sería el nuevo ungido: Lucia Buenrostro, hermana de la jefa del Sistema de Administración Tributario (SAT), el Subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio y otros más ligados al actual gobierno, pero ninguno cumplió con el perfil de por lo menos cinco años de experiencia o cargo de alto nivel en el sector financiero.

La desilusión llegó el miércoles por la mañana cuando López Obrador reveló que nominaría a Rodríguez Ceja, subsecretaria de Egresos de Hacienda, y colaboradora de Carlos Urzúa, desde cuando era jefe de Gobierno. De bajo perfil y nula experiencia en el sector financiero, por tanto, sin cumplir los requisitos mínimos para ocupar el puesto. Egresada de la licenciatura de economía en el Tecnológico de Monterrey y con estudios de maestría en el Colegio de México.

Pero nada que ver por ejemplo con la experiencia de los banqueros centrales en Estados Unidos, Jerome Powell y Canadá, Tim Mackle, con 25 años en promedio en el sector; sirva de referencia también los encargados de dirigir la política monetaria de la Unión Europea Christine Lagarde y Reino Unido, Andrew Bailey con muchos años de trayectoria. Valga Recordar que Agustín Carstens, compitió en 2011 con Lagarde para ocupar el cargo de director Gerente del FMI.

Los más grandes temores se hicieron realidad, la falta de experiencia y escaso conocimiento en política monetaria, hicieron prever que el banco central se encuentra en riesgo de perder su autonomía. 

Para la comunidad financiera, se ha entrado en una etapa de retroceso que puede implicar la erosión del instituto central y el peligro entregar de las Reservas Internacionales o los remanentes para que Andrés Manuel López Obrador pueda continuar con la locura de sus proyectos populistas de infraestructura y programas sociales.

Y como no pensar en el peor escenario, si el autoritarismo del Presidente se ha reflejado una y otra vez en decesiones poco acertadas como las nominaciones de Roció Nahle en la Secretaría de Energía, Octavio Romero en PEMEX o Manuel Barlett en CFE, poniendo al sector de cabeza.

Pero el Banco de México, es otra cosa. No se puede improvisar, es uno de los dos puntales más importantes de la economía, porque es el que se encarga de regular la oferta a través de la política monetaria y lo menos que se exige es alguien con trayectoria, que sepa de divisas, tasas de interés, regulación financiera y los más importante, Inflación.

Las críticas y temores a la sucesora de Alejandro Díaz, no es una cuestión de generó, esta fundamentadas porque una cosa es la política fiscal y otra la monetaria. Si bien tiene amplia experiencia en manejo de dinero dirigiendo las finanzas del Gobierno del CDMX , encargada del presupuesto de egresos durante ésta administración y experta en control de deuda, la cuestión monetaria es otro boleto muy diferente. 

Aquí el problema es que su llega se daría en una etapa crítica para el Banco Central, considerando que se encuentra presionado por un descontrol en la inflación, la más alta en los últimos 20 años. Hasta la primera quincena de noviembre supera el 7% anual y se estima que siga así por factores externos.

Los mexicanos no pueden darse el lujo de hacer experimentos en este momento, de permitir otra crisis inflacionaria como la de los años ochenta, conocemos perfectamente bien las implicaciones que tiene: pérdida del poder adquisitivo, endeudamiento y altos niveles de pobreza.

Por otro lado, está la preocupación de que Victoria Rodríguez es incondicional a López Obrador, que su lealtad al presidente es absoluta, sus actos así lo demuestran. Cuando fue jefe de Gobierno, por allá de 2004, ella era directora de Política Presupuestal y Mario Delgado, director de Finanzas y ambos se negaron a pagar 12 millones de pesos a un ciudadano aún y cuando la Suprema Corte de Justicia había dado una resolución. La causa, obediencia total a López.

No es la primera vez, lo hizo también cuando Marcelo Ebradera jefe de Gobierno y hoy como Presidente AMLO, ha obedecido ciegamente dando apoyo incondicional a sus faraónicos proyectos. Entonces ¿qué le impediría vaciar las arcas nacionales?  Saque usted sus conclusiones.

La desconfianza de nacionales y extranjeros está justificada porque además temen que se dé una política expansiva de mayor circulante para impulsar la economía a costa de la inflación. Crece la preocupación de que suceda lo que en Turquía y denominan la eroganización que son políticas contrarias y que han lleven a una gran devaluación como hoy sucede con la lira turca.

*Doctor en Ciencias económicas por el IPN y la Universidad Autónoma Chapingo; es profesor investigador, autor de los libros: Los depredadores, Plantea, 2017 y Análisis de la Macroeconomía y del Sector Externo de México, Universidad de Humboldt, Alemania; Complutense, Madrid, España, 2018. Ha escrito infinidad de artículos para revistas especializadas, miembro del SNI. Correo electrónico mardur6@hotmail.com