Desde el Centro

Christian Vaslaf Santacruz

Hace unos meses sonó fuerte la idea de que el Senador Zacatecano, Ricardo Monreal pudiera estar dentro de los posibles sucesores del Presidente López Obrador. Situación que fue confirmada por el propio senador por Morena, quien en algunas entrevistas recalcó que estaría en la boleta en el 2024. Sin embargo, hasta este momento el senador no cuenta con la aprobación del presidente López Obrador, y es que como recordará querido lector, el presidente destapó sus corcholatas y entre ellas no se mencionó ni por error al senador Monreal. 

El senador desde un principio mostró cierta autonomía, no obstante que siempre se comportó como un soldado fiel al presidente. Incluso varias de las discusiones importantes en el senado pasaron por las manos de Monreal, que al querer congraciarse con el ejecutivo federal, para en algún momento ser palomeado, operó de manera eficaz las encomiendas. 

Pero ahora el senador, parece estar muy lejos de palacio nacional. Después del destape presidencial, al no ser mencionado, hizo circo, maroma y teatro para poder destacar de entre los otros, y a la vez ser visto por el Presidente, situación que no sucedió. Ahora, su estancia en el senado como coordinador parlamentario de la bancada de Morena parece más un despropósito, que un acierto.

La derrota de Morena en las pasadas elecciones en la mitad de las alcaldías de la ciudad de México, y sobre todo por la victoria de la ex colaboradora del senadorSandra Cuevas en la Cuauhtémoc, caló hondo en las más altas esferas del poder. Y es que la rival a vencer era Dolores Padierna y por supuesto que el señor de las ligas, René Bejarano. 

A este se suma el escándalo sucedido en Veracruz, donde el amigo del senador y ex colaborador del senado, José Manuel Del Río Virgen -quien fuera acusado de homicidio-, fuera defendido por el mismo senador, quien más adelante demostraría  que le acusa la razón legal, dejando en ridículo la procuración de justicia de ese estado, y sobre todo al gobernador Cuitláhuac, quien en días previos había sido respaldado por el Presidente López Obrador. En resumidas cuentas, al final del día pareciera que se trató de una lucha entre el senador y el presidente, acostumbrado a cobijar a todos sus compinches.   

Si en Veracruz no pudieron con el senador, ahora van contra él pero en la ciudad de México. Y es que según dicen los que saben, fue el senador quien orquestó el triunfo de la oposición en varias alcaldías, principalmente la Cuauhtémoc. De tal manera que ya lograron que la alcaldesa Sandra Cuevas, sea vinculada a proceso por el delito de robo, abuso de autoridad y discriminación contra unos policías. Motivo por el cual, tuvo que separarse del cargo de alcaldesa en la demarcación en mención. 

En los corrillos políticos se sabe que no solo es Claudia Sheimbaun la que está detrás de todo esto, también está el mismísimo señor de las ligas y por supuesto su esposa, a quienes López Obrador les debe hasta la vida misma, por lo cual se perfilan para buscar la jefatura de la ciudad de México, por ello la obstinación de que se haga justicia. Pero que más allá de ellos está la verdadera mano que mece la cuna, la cual despacha desde el zócalo capitalino, quien mueve los hilos para recuperar a como dé lugar la ciudad de México, y ya sea de paso, darle un fuerte escarmiento al senador Monreal. 

Pero Monreal no renuncia a Morena, al menos no en este momento. Al parecer, ya le quedó claro al senador que nadie lo quiere en Morena, bueno al menos así lo declaró René Bejarano. Tan lo tiene claro, que Ricardo Monreal declaró hace unos días, que quien estaba en contra de él eran los corruptos, tranzas y etcéteras, obviamente refiriéndose a la pareja Padierna-Bejarano, no vaya usted a creer que se refirió así del presidente. 

Y no renunciará, porque sabe que la posición que ocupa, es una muy estratégica, la cual le permite moverse en muchas esferas del poder, y sobre todo llegar a tener un margen de maniobra política bajo el amparo del lugar que ocupa, y así pueda seguir siendoun soldado del presidente.