Cuando el PIB hila dos trimestres a la baja, se dice que la economía de un país entra en “recesión técnica”, sin embargo, el comité de fechado es el único que puede establecer en qué parte del ciclo se encuentra.

Marco Antonio Durán Ruvalcaba*

El lunes pasado se confirmó uno de los peores temores. La economía mexicana entró en fase crítica. En palabras simples, el Producto Interno Bruto (PIB), que es la suma de todos los bienes y servicios producidos en el país durante 2021, hiló dos trimestres a la baja. El escenario más pesimista se hizo realidad tras entrar la economía a su ciclo recesivo por segunda vez en menos tres años.

En efecto, el INEGI reveló que, en el cuarto trimestre de 2021, se tuvo un retroceso de 0.08% respecto al trimestreanterior y luego que en el tercero había descendido 0.43%. No obstante, en su reporte sobre el desempeño económico, reveló que a tasa anual se observó un crecimiento de 5% con cifras desestacionalizadas, muy por debajo de las expectativas.

El rebote esperado después de la caída de 8.2% que sufrió la economía en 2020, no fue suficiente para compensar lo perdido. Con el dato que se registró, se infiere que la caída respecto a lo que se tenía al comienzo de este gobierno o nivel pre pandemia, aún se encuentra por debajo en -1.2%.

Para algunos expertos la caída de dos trimestres consecutivos deja a México al borde de una recesión técnica, la segunda en un corto periodo de tiempo y en una sola administración, pues este fenómeno no se había presentado desde la administración de Miguel de la Madrid entre 1982 y 1988, la cual curso por dos recesiones de larga duración.

Sin embargo, la recesión aún no se confirma porque es un dato oportuno —preliminar—, y además porque si bien hay dos trimestres seguidos a la baja, quien tiene la decisión final de validar o negar en que parte del ciclo se encuentra la economía es el “comité de fechado de ciclo”.

En ese sentido es importante comentar que, a partir de febrero de 2021, se instaló en México el Comité de Fechado de Ciclos de la Economía en México. Este comité estáintegrado por Graciela González Farías (CIMAT), María de Lourdes Dieck Assad (ITESM), Pablo Mejía Reyes (RIFCE), Luis Foncerrada Pascal (IMEF), Gabriel Casillas (Barclays-IMEF), Jonathan Heath (Banxico) y Gerardo Leyva Parra (INEGI).

Y aunque no se han pronunciado, ellos son los únicos encargados de medir los ciclos de la economía mexicana de manera concreta e independiente; una cronología precisa de los periodos económicos para identificar las diferentes fases — contracción o expansión, recesión, reactivación, depresión—

El argumento de una recesión técnica es un término simplista que no explica nada y que se atribuye al economista (Julius Shiskin, 1974), quien ofreció una definición a los criterios usados por la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER) en Estados Unidos que es la encargada de señalar el inicio y fin de dichos periodos.

Para hablar de una recesión es importante que se cumplan algunos criterios como son la Duración, Profundidad y Difusión.

En este momento de acuerdo con Jonathan Heath, subgobernador de Banxico, solo se cumple una, que es la Duración y que establece un periodo de seis meses de contracción (dos trimestres). Aún falta que se confirme la profundidad, que debe de ser una caída de mayor magnitud. Un margen tan reducido como 0.08% no es suficiente,porque estadísticamente no es significativo.

El tercer requisito tendría que ser una difusión en todos los sectores, es decir que tenga un impacto en toda la economía, empleo, industria, consumo, inversión, sector financiero y no solo en uno o dos sectores.

A decir de los números que han reportado otros sectores importantes de la economía para el cierre de 2021, anticipanun panorama desalentador, considerando que solo el sector externo, es decir ramas económicas relacionadas a la exportación e importación (industrial), son las que mantienen encendido el motor económico de México.

Lo que es un hecho es que el PIB conocido al cuarto trimestre de 2021, se ubicó cercano a los que se tenía en el tercer trimestre de 2016, es decir de 17.8 billones de pesos. Para dar una idea del tropiezo, el máximo alcanzado fue de 18.6 billones en el tercer trimestre de 2018.

Si las cifras del PIB, se ponen en términos per cápita, es decir el valor de la economía dividido entre la población, la cosa empeora, pues en 2021 ronda los 7 mil 900 dólares por habitante, en 2018 la cifra era de 9 mil 180.

En un escenario optimista y, si se logra crecer en los siguientes años, se estima que este indicador podría recuperarse en 2032 y en un pesimista entre 2035-2040. En tanto que el nivel de la economía se estima pueda lograr llegar a lo que se tenia antes de la pandemia, hasta el 2024.

La situación se ha convertido en un desafío; será una década perdida para los mexicanos.

No existen por el momento argumentos solidos que indique que la economía pueda salir de la crisis en la que está sumida. Y aunque este gobierno asegura que el PIB crecerá en 2022 a tasa de 5% y los dos años restantes, es decir, 2023 y 2024 al mismo ritmo, las expectativas de los expertos privados que consulta Banco de México esperan un crecimiento de tan solo 2.2% para este año.

No hay un solo reporte de analistas privados, nacionales o extranjeros que sugiera un desempeño mayor y lo máximo que esperan se alcance al final del sexenio, es un crecimiento promedio anual de 0.14%, el mas bajo en 90 años.

El concepto más indicado para definir la situación del país en este momento, es “estanflación”, que significa una economía estancada, con altos niveles de inflación. Este fenómeno no se veía desde la década de los 80’s cuanto se tenían un aumento en los precios promedio de 90 por ciento anual y constantes decrecimientos.

El efecto directo en los mexicanos, es el empobrecimiento sistemático de las familias, porque enfrenta precios más altos con un mismo ingreso.

Haciendo un comparativo de los primeros tres años de gobierno con otras administraciones, la de López Obrador es la que reporta el peor balance. Los números indican que a la mitad de sexenio AMLO tiene una caída de la economía (-1.18%), su antecesor EPN reportó un avance de (2.5%), FCH tenía un descenso de (-0.6%), VFQ (0.3%), EZPL (2.3%), CSG (4.3%) y MMH (0.35).

Y es que de los 12 trimestre que lleva gobernados Andrés Manuel López Obrador, seis trimestres han registrado números negativos, equivale a que la mitad de su administración ha sido fallida.

Es importante decir que la situación económica se debe entre otras cosas a la pandemia, por el rompimiento en la cadena de distribución a nival mundial, un alza en precios y caída en la demanda de bienes y servicios.

No obstante, también como responsabilidad del gobierno por no tomar medidas “contracíclicas” que apoyaran la economía y cuidara el empleo. Se negaron apoyos fiscales a las empresas, la inversión quedó detenida, se disparó la inseguridad, se perdió la certeza jurídica, hubo cancelación de proyectos importantes, se frenó la participación de extranjeros, y se impulsaron reformas con sentido nacionalista y populistas.

*Maestro y Doctor en Ciencias económicas por el IPN y la Universidad Autónoma Chapingo; es profesor investigador, coautor de los libros: Los depredadores, Plantea, 2017 y Análisis de la Macroeconomía y del Sector Externo de México, Universidad de Humboldt, Alemania; Complutense, Madrid, España, 2018. Ha escrito infinidad de artículos para revistas especializadas, miembro del SNI. Correo electrónico mardur6@hotmail.com