Por: Lizbeth González

Ya estamos en el último tramo de la actual administración, y parece que en Huamantla nos la hemos pasado en festejos desde que llegó el actual presidente municipal Chava Santos Cedillo.

Y no es ironía, Huamantla se colocó por mérito propio pero con respaldo de la alcaldía, en el centro de atención del estado, en estos dos años hemos visto una transformación que favorece el turismo, la inversión, que eleva la plusvalía de nuestro territorio y que ayuda a mejorar la economía.

Nuestro bello pueblo ha tenido más celebraciones que nunca antes, han sido religiosas, tradicionales, festivas, de todo tipo, pero Huamantla ya es de alegres colores y la gente se acostumbra rápido a estar bien..

Digan lo que digan algunas voces discordantes, el municipio ha cambiado para bien, Chava Santos ha cumplido su oferta política e incluso ha ido más allá aprovechando las ventajas de tener buenas relaciones con los otros niveles de gobierno y un buen manejo de recursos al interior de la presidencia. 

Pero no resulta fácil gobernar un municipio, y menos uno que tiene tantas comunidades y el Cabildo más grande del país y sus alrededores, se necesita talento, ganas, decisión y visión, entre otras cosas que Chava Santos ha mostrado estos dos años.

No es lo mismo decir que hacer, lo primero es muy fácil, hacer más de 100 obras de impacto y beneficio social en dos años en las 39 comunidades, impulsar la economía familiar con cursos, tianguis, expoventas, promoción de marca, apoyar a jóvenes estudiantes con becas, equipos, mejores instalaciones, no cualquiera lo hace aunque sea su deber.

Los dos años de mayor crecimiento en el municipio sn los de esta administración, estamos a la espera de que este último tramo se mantenga ese ritmo y de que sigan las fiestas.