Por: Lizbeth González

En Huamantla se vive un clima de linchamiento político hacia el alcalde con licencia Salvador Santos Cedillo, algunos de sus adversarios políticos vieron en un tema trágico la oportunidad de atacarlo y sacarlo de una contienda en la que por mérito les lleva delantera.

Es innegable que una familia de Huamantla está enfrentando una tragedia y es absolutamente comprensible y hasta necesario que reciba la solidaridad y apoyo en momentos tan difíciles, pero ante el ilícito del que fueron objeto debe haber una investigación exhaustiva, se debe exigir a la autoridad correspondiente que resuelva y castigue a los culpables.

Sin embargo este tema, que no está resuelto, se ha utilizado para intentar desprestigiar a Chava Santos, a quien ven con amplias posibilidades de ser reelecto en el cargo porque su trabajo es su mejor carta de presentación, y ante la falta de argumentos hacia su desempeño se colgaron de un tema que pudiera o no involucrar a su familia, que no a él, para sacarlo de la contienda.

En Huamantla se ha vivido una etapa de crecimiento en todas las áreas que son responsabilidad de la administración pública, hay una gran proyección turística, apoyo a la economía interna, estímulos a la educación, inversión en infraestructura, pero hay quienes pretenden volver a la vieja política donde sólo unos cuantos son beneficiados.

Chava Santos ha sido un buen presidente, su juventud y compromiso con Huamantla se reflejan en acciones, eso es lo que otros, que ya tuvieron oportunidad de servir y no lo hicieron, no le perdonan, no soportan que se haya demostrado el gran potencial que tiene el municipio, por eso en cuanto se soltó un rumor que involucra a un familiar del alcalde con licencia fueron capaces de aprovechar el dolor de una familia para convertir el tema en un linchamiento que solo a ellos les generará dividendos.

Ojalá que los ciudadanos no caigan en la desinformación, que no se dejen manipular, que no responsabilicen a Salvador Santos ni a ningún otro inocente por actos cometidos por otras personas, porque es el futuro del municipio el que está en riesgo.