Por: Lizbeth González
Dentro y fuera de las fronteras del municipio la gente ya esperaba la huamantlada, en esta edición se concentraron 200 mil personas que acuden con la promesa de un trago de adrenalina, de sentir cerca a los toros o la simple curiosidad de ver de qué se trata.
Por fortuna no hubo incidentes mayores, unos cuantos resultaron cornados, dos tres casos de gravedad que ya están en estado de recuperación, otros con crisis nerviosas y algunos más con los efectos propios del alcohol, pero nada comparado con lo ocurrido años atrás cuando después del encierro había peleas, accidentes y desagradables sucesos ocasionados por la poca presencia policiaca, excesos y nulas estrategias para preservar el orden.
Sorpresivamente en esta 68 edición de la huamantlada las autoridades municipales se prepararon para evitar esos escenarios, se coordinaron eficazmente a las instancias correspondientes y hubo comunicación con el sector salud estatal y la Cruz Roja para responder a tiempo ante contingencias y evitar que las cosas se salieran de control.
El ayuntamiento que preside Salvador Santos Cedillo, alcalde de Huamantla, implementó desde el viernes 19 la reducción del horario permitido para la venta de alcohol y el mismo sábado también limitó el horario para evitar que al inicio de la huamantlada ya hubiera visitantes en estado de ebriedad.
También a determinada hora cerraron los accesos al circuito, se supervisaron las medidas de seguridad de los burladeros y azoteas, fueron colocados alcoholímetros para inhibir el consumo de alcohol y evitar conductores borrachos con riesgo de ocasionar accidentes.
La presidencia municipal informó que los operativos de seguridad y vigilancia serán permanentes, lo cual da tranquilidad y certeza a pobladores y visitantes de nuestro municipio ya que la delincuencia o incidentes provocados por ingesta de alcohol ponen en riesgo nuestra integridad.
Esperamos que pronto se recuperen las personas que resultaron lesionadas, todos sabemos que la huamantlada es de alto riesgo y siempre ocurren accidentes que incluso han cobrado vidas.