Buenas Prácticas para el liderazgo de las mujeres. 

La Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), ParlAmericas, IDEA Internacional, junto a dos organizaciones de la sociedad civil Caribbean Women in Leadership (CIWiL) y el Comité Latinoamericano y del Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM), entre otros, convocaron a la versión 2022 del “Premio Interamericano a las Buenas Prácticas para el liderazgo de las mujeres” 

Esta convocatoria tiene el objetivo de reconocer, destacar y amplificar las políticas públicas, y las iniciativas del sector privado y la sociedad civil que promuevan el aumento del número de mujeres en posiciones de liderazgo y fortalezcan su empoderamiento y capacidad de incidencia en la toma de decisiones para cerrar brechas y desigualdad.

Hay tres categorías, la primera es para las políticas públicas y garantías para la representación de las mujeres en la toma de decisiones. La segunda reconoce las iniciativas privadas para el liderazgo de las mujeres en el ámbito empresarial. Y la tercera incentiva las iniciativas de la sociedad civil para el empoderamiento y liderazgo de niñas y mujeres.

Este año en la primera categoría la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal resultaron ganadores, al ser valorada su estrategia integral para lograr la igualdad de género al interior, es decir, en cuanto a su composición y en todas sus sentencias. Se reconoció la designación de más mujeres juezas y magistradas.

La emisión del premio reconoce que, si bien se han logrado grandes avances, siguen habiendo muchos obstáculos visibles y no, para acceder a los espacios de poder y toma de decisiones. Según la iniciativa del premio quedan más de 257 años para cerrar la brecha económica y 95 para cerrar la brecha de género en la representación política, ósea, hablamos de una temporalidad que abarca generaciones completas. 

La meta es provocar además el logro de objetivo de desarrollo sustentable 5.5. “velar por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública”

Muchas mujeres en el país, en la región, en todo el mundo están al margen de la toma de decisiones en espacios que incluso son personalísimos, por eso es urgente un mayor liderazgo de las mujeres en todo. 

Es muy satisfactorio constatar como el trabajo comprometido del Poder Judicial Federal, es reconocido, es satisfactorio ver que se cuenta con una visión y estrategia clara para lograr la igualdad sustantiva a nivel regional, lo cual además seguramente se convertirá en una buena práctica que muchos poderes e instituciones homólogas pueden replicar.

Recuerdo cuando desde la Asociación Mexicana de Juzgadoras organizábamos círculos de estudio para preparar y acompañar a las aspirantes a juezas o magistradas federales, me consta la preparación y el trabajo incansable de muchas funcionarias judiciales federales que hoy son juezas y magistradas, derivadas de concursos de oposición exclusivos para mujeres.

Tristemente recuerdo también críticas sobre lo “discriminatorio de la medida” y que las mujeres solo lograrían el nombramiento por ser mujeres y no por capacidad, nada más falso. Se trata de medidas afirmativas, necesarias, justificables, indispensables para cumplir los compromisos nacionales y convencionales hacia la igualdad, el desarrollo sostenible, y los derechos humanos.  Debo confesar que las críticas que escuche venían principalmente de actores, que de género no conocen mucho, de las herramientas para incorporar las perspectivas de género e interseccionalidad, menos.

Lo he dicho es este espacio, las mujeres queremos, podemos y debemos estar en las tomas de decisiones, no es una concesión, sino un derecho.

Bien por el ejercicio, que se reconoce, bien por un Poder Judicial con estrategias claras, parece congruente que estas acciones deban incluir en un corto plazo, lograr que una mujer este al frente, ¿por qué no?

 

Eso, eso lo queremos cotidiano.

1