Elsa Cordero Martinez

Retos y más retos para hacer efectivos los derechos de las mujeres.

Otra vez como cada año, los daños a las propiedades estatales parecen desviar la atención de lo que realimente interesa en la conmemoración de día internacional de la mujer, hasta cuándo, hasta cuándo el énfasis se pondrá en lo que si es importante, en la manifestación de miles de mujeres que queremos que nuestros derechos se hagan efectivos, que queremos una sociedad en la que ser mujer no sea sinónimo de subordinación, en la que no persista la violencia de género, en la que ganemos la partida a un sistema patriarcal, añejo, que sigue dando batalla con sus diversas instituciones, que se niega a perder vigencia, que reproduce estereotipos e intenta seguir siendo dueño de las libertades de las mujeres y que logra acaparar la atención a la pinta de bardas, en lugar de mirar y comprometer todas las acciones pendientes para lograr la igualdad sustantiva.

Avances hay, pero es evidente que los retos son muchos todavía, así que a construir y decontruir todo aquello que sea necesario para que las mujeres tengamos una vida libre de violencia y seamos libres y plenas.

-Juzgados especializados en atención a violencia de género contra las mujeres. Una iniciativa oportuna y urgente.

Con todo un trabajo técnico y especializado,  de responsabilidad hacia los pendientes en materia de género, con  una mirada modesta, que priorizando lograr un trámite legislativo a la autoria intelectual, se presentó en el Congreso del Estado una inciativa para crear en Tlaxcala juzgados especializados en atención a violencia de género contra las mujeres, los cuales prevén contar con un equipo interdisciplinario permanente, que apoyará a quien juzgue en el desahogo de las diligencias que así lo requieran.

Las personas juzgadoras especializadas en atención a violencia de género contra las mujeres conocerán y resolverán de los asuntos de atención a violencia de género contra las mujeres que les sean planteados en materia de violencia psicológica, física, patrimonial, económica, sexual, política, contra los derechos reproductivos, cibernética, en el ámbito familiar, laboral y docente, en la comunidad, institucional, digital y mediática, en el noviazgo, obstétrica, hostigamiento y al acoso sexual y cualesquiera otras formas análogas que lesionen o sean susceptibles de dañar la dignidad, integridad o libertad de las mujeres.

Una función muy importante será emitir órdenes de protección judicial. La iniciativa exige que las personas juzgadoras especializadas en atención a violencia de género contra las mujeres, además de los requisitos señalados para ocupar el cargo de juez o jueza, deberán contar con experiencia en temas de violencia de género contra las mujeres, haber recibido capacitación y certificación en temas relacionados con atención a violencia de género contra las mujeres por parte del Centro de Justicia para Mujeres y no haber sido sentenciada por hechos delictuosos o administrativos que se relacionen con violencia de género contra las mujeres, o incumplimiento de obligaciones civiles y familiares.

Aplaudo el proyecto, es necesario, urgente, su justificación esta a la vista, cuando vemos la cantidad de mujeres que han experimentado algun tipo de violencia, cuando entendemos la prioridad que representa una orden de protección -que de no ser expedida en forma pronta y oportuna puede significar la diferencia entre la vida y la muerte de una mujer-, cuando se dimensiona la obligatoriedad constitucional, convencional, legal, jurisprudencial e institucional que significa juzgar con perspectiva de género, cuando se asume el compromiso no solo nacional, sino internacional, que tenemos como Estado y como Nación para eliminar todas las formas de discriminación contra la mujeres, cuando comprendemos la exigencia que significa atender y entender los temas de género, la unica respuesta que podemos encontrar atinada y congruente, es que pronto el proyecto sea una norma vigente en Tlaxcala.

Gracias a todas las mujeres que están atrás del proyecto,  aquellas, que pasan del discurso y los buenos deseos, a la acción.

Queremos este tipo de iniciativas -pero sobre todo- la existencia de ese tipo de leyes como algo cotidiano. 

-Análisis para despenalizar el aborto, un tema que no se concibe sin perspectiva de género.

En el Congreso del Estado de Tlaxcala, se desarrolló un diálogo respecto la despenalización del aborto, tema con grandes avances a partir de la determinación del Máximo Tribunal del País en la acción de inconstitucionalidad 148/2017, que declaró inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta, y se pronunció por primera vez a favor de garantizar el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir, sin enfrentar consecuencias penales, esperamos que las y los legisladores locales aborden el tema sin traer a colación la visión del patriarcado que busca limitar la libertad de los cuerpos, del derecho a decidir y del libre desarrollo de la personalidad y si, aborden el tema legislando con perspectiva de género, con visión de derechos humanos, y logrando poner al corriente una deuda histórica con las mujeres tlaxcaltecas.

Por cierto, en la pasada legislatura, las y los secretarios técnicos iniciaron funciones recibiendo capacitación respecto lo que es “legislar con perpectiva de género”, antecedente que debería retomar la LXIV Legislatura, leyes sin esta perspectiva, tendrán una gran deuda para el Estado, no se trata solo de incluir “a” y “e” en los marcos legales, sino va mucho mas allá de eso, significa tener un cuidado especial en la no reproducción de estereotipos de forma automática o de prácticas discriminatorias. Ese tipo de capacitación para quienes hacen la ley y acompañan y asesoran a quienes legislan, esa, la queremos cotidiana.

Éxito al Congreso Nacional.

Entre el 24 y 25 de marzo en Sinaloa se lleva a cabo el “Congreso Nacional de Igualdad de Género”, autoridades expertas en materia político-electoral analizarán el papel que tienen ante la agenda democrática pendiente, dimensionando que las políticas de género siguen siendo un gran reto para incorporarlas, entenderlas y desarrollarlas. Deseamos éxito en el trabajo nacional, pero sobretodo un compromiso muy serio y permanente para no dar marcha atrás en los avances que en favor de las mujeres y su participación política tenemos, queremos mujeres representándonos, seguras al participar, combate real a la violencia política por razón de género, participación política con inclusión y promoción de grupos de la diversidad sexual, de personas con discapacidad -entre otros- eso, lo queremos como algo cotidiano.