Elsa Cordero Martínez

8 DE MARZO 

“Por un mundo digital inclusivo: Innovación y tecnología para la igualdad de género”.

El lema para la conmemoración de Día Internacional de la Mujer 2023, nos plantea la oportunidad de analizar un tema que es necesario para lograr el desarrollo,  enfrentando la desigualdad de género, se trata de las tecnologías,  a las que  las mujeres tienen menor acceso, pero son mayormente afectadas por la violencia digital. 

¿Cómo la tecnología puede aportar al empoderamiento de las mujeres? ¿Por qué la importancia de enfrentar la brecha digital de género? ¿Hay estereotipos en el uso de las Tic´s y cómo impacta el género?  Son algunas de las muchas preguntas que podemos hacernos, sobre las cuales hoy, hacemos una reflexión.

Ante la pandemia de COVID 19 nos enfrentamos con muchas realidades dolorosas, además del virus en sí y la paralización mundial, en nuestro país se acrecentaron los niveles de violencia doméstica, se tuvo un retroceso sobre los avances en la igualdad de género y se evidenció  la brecha digital de género.  

En la época reciente el uso de dispositivos, celulares, computadoras, tabletas, internet, es indispensables en el desarrollo de actividades laborales, de aprendizaje,  de comunicación y  sociales.  Las brechas digitales se generan por  los obstáculos que tienen la personas para acceder a las Tic´s. 

La brecha digital distingue entre quienes tienen acceso a las redes y a sus beneficios y quienes no, y desafortunadamente las brechas se profundizan por sexo y entre quienes tienen menores niveles educativos  y viven en zonas rurales. La proporción de mujeres que no sabe o no usa dispositivos, es mayor, respecto de los hombres. 

Los estereotipos.

Para colmo, estos perjuicios, se hacen presentes hasta en el uso de la tecnología, a través de los cuales se pueden notar las diferencias entre mujeres y hombres  para acceder a ella. Para entenderlo, iniciemos recordando, que los roles tradicionales situaban a las mujeres en lo reproductivo y a los hombres en lo productivo; se tenían “establecidas” profesiones y trabajos “propios” de los hombres y otros para las mujeres, de ahí  que no sea sorprendente que, por ejemplo,  objetos como  la secadora, la lavadora y la aspiradora, se asocien más a las mujeres  y la consola de videojuegos, el modem de internet  y el ordenador más a los hombres. Objetos como el microondas, la nevera, el aparato de música, la televisión y el teléfono son considerados como neutros (Sainz, 2007). Tradicionalmente se asocian las tecnologías a trabajos o profesiones considerados como masculinos.

La realidad estadistica. ENDUTIH.

La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, 2021 revela que el 44. 5% de los hogares mexicanos  cuenta con computadora, 66.4% tienen conexión a internet, 91.2 % tiene televisión, y 43.3  %  tv de paga, 78.3% son usuarios de teléfono celular. Es  notorio como a partir de la pandemia la necesidad de tener acceso a internet y los equipos para su uso,  aumentó. 

La inclusión digital de las mujeres.

Las mujeres tienen  menos participación en la ciencia, la tecnología, las ingenierías, las matemáticas, hay una brecha de liderazgo de las mujeres en estos ámbitos tanto en lo público, como en lo privado. Además hay pocas mujeres citadas como ámbito de referencia dentro de las Tic´s, la fama de Hedy Lamarr no se compara con la de Einsten o Bill Gates.

Una propuesta para cerrar la brecha de género es la conectividad digital,   la cual,   incluso apoya a la recuperación económica. Posibilitar que las mujeres hagan uso de las tecnologías,  significa hacer efectivo un derecho, aumentar la productividad económica y acceder al desarrollo.

Estudios demuestran que las tecnologías  aumentan la actividad económica de las mujeres, mejoran su acceso a los mercados, a los servicios y a la infomación; incluso las economías que  tienen mayor actividad empresarial femenina son mas resistentes a las crisis financieras. Eliminar las brechas de género digital evita que se amplien otras brechas  de género como la salarial, de inclusión financiera, de participación, etc.

Entre los obstáculos para cerrar la brecha digital de género, se encuentran  la asequibilidad  de los datos y de los dispositivos, la falta de habilidades digitales, trabajos peor pagados, menor acceso al crédito (García, Amanda, 2022)  y la falta de políticas públicas al respecto. 

La conmemoración.

En 2023 es una forma de reconocer a las mujeres y  niñas que exigen y luchan  por el avance  de la tecnología  y el acceso a la educación digital, explorando los efectos  de la brecha digital de género y las acciones necesarias para tener mayor acceso  a las tecnologías, protegiendo sus derechos en espacios digitales, así como  abordar la violencia de género en línea facilitada por las nuevas tecnologías.  Pero también para incorporar a las mujeres a la tecnología,  como eje de innovación,  transformación y de empoderamiento. 

Lo queremos cotidiano 

Mujeres con mayor acceso a las tecnologías,  mayormente protegidas ante la violencia de género digital,  mujeres  en la ciencia, en la tecnología, en el liderazgo de esas ramas, mujeres empoderadas,  eso lo queremos cotidiano.