En conferencia de prensa, la Senadora Ana Lilia Rivera Presidenta de la Mesa Directiva del Senado y la Senadora Margarita Valdez Presidenta de la Comisión de Salud, acompañadas de representantes del CONACyT, así como de las organizaciones civiles que han acompañado durante más de 16 años la lucha por una alimentación sana para el país; la lucha por el control de alimentos transgénicos, pero sobre todo que han acompañado la defensa del maíz nativo, presentaron un punto de acuerdo que se va a concretar en dos cosas fundamentales.

Primero el Senado de la República se pronuncia en favor y respalda la política implementada por el Poder Ejecutivo Federal para proteger y promover la producción agroalimentaria, soberana, sustentable y libre de químicos perjudiciales derivados del decreto presidencial por el que se establecen diversas acciones en materia de glifosato y maíz genéticamente modificado publicado en el diario oficial de la federación el 13 de febrero de 2023.

Y segundo el Senado de la República se pronuncia a favor de la prohibición definitiva para otorgar autorizaciones y permisos para la importación, producción, distribución y uso de glifosato; así como para reconocer los resultados de las medidas implementadas por las dependencias y entidades que integran la administración pública federal, para la generación de alternativas sostenibles y culturalmente adecuadas que permitan mantener la producción agrícola nacional y resulten seguras para la salud humana, la diversidad biocultural del país y el ambiente.

“No vamos a dar ni un paso atrás en las luchas que todavía tenemos que pelear, tenemos que lograr que en México se regulen los bioinsumos para poder abrir camino a la agricultura sustentable y a la agroecología. Vamos a impulsar la regulación de los agroquímicos tóxicos que están contaminando el agua, el cielo, la tierra, el aire y los alimentos, sabemos que son intereses económicos globales muy poderosos, pero también es poderoso el reclamo de salud que hace la sociedad, esté es un reclamo generacional para entregar a nuestros hijos un mejor país y una alimentación que realmente les permita una larga vida y bienestar. No vamos a dejar de luchar hasta garantizar el pleno derecho a la salud de las y los mexicanos” expresó.

Finalmente, la legisladora Tlaxcalteca compartió que está es una lucha en la que siempre ha participado y seguirá encabezando hasta lograr una verdadera política alimentaria para México. Señaló que la Ley General de Alimentación Adecuada y Sostenible que presentó y que recientemente se aprobó es una legislación histórica pues establece los principios y bases para la promoción, protección, respeto y garantía en el ejercicio efectivo del derecho a una alimentación adecuada y los derechos humanos con los que se interrelaciona; y que además, es un gran paso para que el estado empiece a priorizar los derechos a la salud, al medio ambiente, al agua, así como el interés superior de la niñez, en las políticas relacionadas con la alimentación adecuada.