Ana Lilia Rivera Rivera convocó a los senadores de todos los partidos políticos a mantenerse firmes en su compromiso de diálogo constructivo, buscar las coincidencias, promover el enriquecimiento de ideas y priorizar la unidad en aras del bien común.

En un mensaje de arranque de los trabajos del segundo periodo ordinario de sesiones del tercer año de ejercicio de la LXV Legislatura, la tlaxcalteca subrayó que en el último tramo “es imperativo que no claudiquemos y pongamos lo mejor de nosotros para concluir con éxito las tareas pendientes y para dejar un legado que perdure más allá de nuestra gestión”.

Consideró que será, sin duda, un periodo complejo, por lo que les invitó a recordar siempre que son servidores del pueblo y que su labor en el Congreso tiene un impacto directo en la vida de millones de personas. “Seamos dignos de la confianza depositada en nosotros”, subrayó.

Rivera Rivera llamó a los senadores a ser dignos de la confianza depositada en ellos por parte de sus electores. “Dejemos un legado que marque nuestro paso en esta Cámara de Senadores”, opinó.

Les deseó que la sabiduría acumulada a lo largo de estos años y la voluntad de servir, sigan sus pasos en esa noble tarea que hoy inician con el último tramo la LXV Legislatura.

En su discurso, destacó que en este año, además celebraran un acontecimiento de gran significado histórico como es el bicentenario del Senado de la República y el 150 aniversario de su restauración. Dos siglos de labor legislativa. Dos siglos de debates y decisiones que han moldeado el rumbo de nuestra nación, puntualizó.

Informó al pleno que para conmemorar estos dos hechos, la Mesa Directiva, de la mano de diversas áreas del Senado que hacen posible a diario el trabajo en esta Cámara, estan preparando una serie de actos que estarán a la altura de tan memorables fechas.

Están programadas, dijo, más de 50 actividades de carácter cultural, académico y recreativo, incluida la expedición de una moneda conmemorativa, un billete de la lotería y la develación de placas en distintos recintos del Senado.

Ana Lilia Rivera externó que el propósito es que cada uno de estos actos les brinde la oportunidad de reflexionar sobre la trascendencia del trabajo como senadoras y senadores, y al mismo tiempo sea el impulso para seguir defendiendo al Poder Legislativo, a su autonomía y a la idea de que estos órganos son de y para el pueblo, y sólo tienen sentido si le sirven al pueblo, apuntó.