Norberto Méndez

Chiautempan está de carnaval, después de los difíciles años de pandemia ha regresado la música y alegría de los huehues a las calles de Santa Ana, pero también han dejado de ser locales, ya tienen público en Puebla.

No es de extrañar que en lo sucesivo se anuncie que las camadas irán de gira a otros estados, y bien vale la pena porque los huehues santaneros merecen proyectarse más allá del estado.

Este año con el apoyo del ayuntamiento que encabeza Gustavo Jiménez se consiguió algo inédito, que miembros de una decena de camadas bailaran juntos, eso es tener oficio político porque atrás quedaron fobias, rivalidades, celos y recelos que son característicos en estos grupos.

Unirse, ensayar y cuadrar tiempos les permitió a los huehues llevar el carnaval de Tlaxcala a Puebla, donde el bullicio característico de los santaneros fue bien recibido y hubo una gran aceptación para esa nueva delegación que ahora puede aspirar a visitar otros sitios y llevar consigo ese espíritu y ritmo festivo.

Gustavo Jiménez es un personaje apegado a los usos y costumbres de su pueblo, bien por él que ahora tiene la oportunidad de apoyar a las camadas al contribuir para su presentación en Puebla, al entregarles recurso económico para ayudar en los altos gastos que implica ser huehue y anunciar un premio a la camada que gane el concurso que se llevará a cabo este 20 de febrero.

La pandemia aún no queda atrás, sigue el riesgo, el miedo al contagio, pero ya es momento de volver a escuchar las cuadrillas, de ver los trajes multicolor y de verlos danzar.