Y son oaxaqueñas

Las letras monumentales que develó el presidente municipal de Tlaxcala costaron más de 546 mil pesos, de acuerdo al contrato firmado por el alcalde Jorge Alfredo Corichi Fragoso y la empresa fabricante, que por cierto es del estado de Oaxaca.

De acuerdo a la relación de obras realizadas por la presidencia municipal, el importe del suministro y colocación de letras talladas en madera por artesanos con la leyenda Tlaxcala es de 546,397.10 y el contratista es el Grupo Constructor Inmobiliario SIUX S.A de C. V. con domicilio en Calle Vicente Guerrero No. 300 Int. 2 Col. Exhacienda Candiani Oaxaca de Juárez.

La cantidad destinada a este letrero no se compara con las letras monumentales que colocó la administración de la priísta Anabell Ávalos, uno en la Plaza de la Constitución y otro ubicado por el Trébol, donde el costo por elaboración y colocación no llegó a 30 mil pesos cada uno.

Eso de no mentir, no robar y no traicionar parece no importar al presidente morenista, quien, dicen, está desesperado por obtener recursos para cubrir importantes compromisos con empresas y políticos de otros estados, y es que… ¿más de medio millón?, ¿en serio?

También está claro que Corichi quiere imponer su estilo, necesita hacerse notar y adquirir la presencia que nomínese, aceptación ciudadana que no puede obtener porque ni trabaja como debe ni ha cumplido con lo que ofreció y sólo se queja en lugar de buscar soluciones.

Pero hablando de las letras monumentales, primero decidió pintar las que estaban como si fuera letrero de kínder, con colores pastelito, como si eso representara a Tlaxcala, y después desplazarlas para colocar otro letrero que si bien son una artesanía no es local por tratarse de empresa foránea. Veremos cómo reaccionan a las inclemencias del tiempo, no por nada casi ninguna ciudad ocupa la madera para poner esos letreros de identidad.