Días de descanso o vacaciones a los trabajadores

* Marco Antonio Durán Ruvalcaba

Una medida que favorece a los trabajadores, pero que perjudica directamente la rentabilidad de las empresas y de los negocios. Se ha hablado que no se trata de aumentar ingresos o de ofrecer mejores condiciones, si antes no hay un aumento en la productividad.

La productividad definida como la cantidad de producto o bienes elaborado por hora trabajada.

México es el país que tiene la mayor cantidad de horas trabajadas al año, con 2 mil 128 horas frente al promedio del OCDE que es de mil 687, es decir que se labora unas 437 horas más por persona que en otros países miembros.

Pero trabajar no significa producir mas o tener un mayor rendimiento, de hecho, los datos nos dicen que México ocupa el último lugar en productividad laboral con 22. 2 dólares PIB por hora trabajada, precio actual o precio poder de compra, en tanto que Irlanda reporta 109. 5 dólares en el primer lugar y Noruega 93.2 en el segundo o qué le parece Chile con 30 dólares o Estados Unidos con 77.

La productividad está en función de tres factores: Inversión, innovación tecnológica y capacitación. Significa que para ser más eficiente es necesario capital, es decir, dinero para invertir en infraestructura, el uso de nuevas tecnologías que reduzcan el esfuerzo o bien que potencialicen los volúmenes de productos y una mano de obra entrenada mediante la capacitación o educación.

Para dar una idea clara, por ejemplo, el rendimiento promedio de maíz en México es de tres toneladas por hectárea, en tanto que EEUU es de 8 y Chile de 11 toneladas.

Y es que mientras en México subsiste la siembra y cosecha con arado y la tierra en su mayoría es de temporal, sin subsidio a combustibles o escaso uso de fertilizantes por las malas técnicas y falta de capacitación o apoyo de extensionistas, en Estados Unidos la tierra de cultivo es de riego por goteo con aplicación de nuevas tecnologías para el uso de fertilizantes, subsidios en electricidad y apoyos fiscales.

Para terminar pronto, la productividad no es cosa de las personas. Un mexicano por el solo hecho de cruzar la frontera a EEUU se vuelve de tres a cinco veces más productivo, porque allá encuentra el equipo y las condiciones necesarias para trabajar. Inmediatamente se capacita, hay inversión en infraestructura en equipo de trabajo, uso de tecnologías. Por esa sencilla razón recibe un mejor salario y se le reconoce su labor y esfuerzo.

Esos pequeños grandes detalles son los que se combinan para hacer la diferencia y ofrecer mayores descansos: dos días por semana, vacaciones y días feriado.

México es uno de los países con menores días de descanso al año, apenas 8 días obligatorios, en tanto: Francia, Finlandia, 30 días hábiles; Reino Unido, 28 días hábiles; Italia y Brasil, 26 días hábiles; Dinamarca, Austria, Suecia y Eslovaquia, 25 días hábiles; Alemania, Holanda y Cuba 24 días hábiles; España, Portugal, Panamá y Perú 22 días hábiles.

Todo se remonta a la crisis de 1994-1995 y el decreto de Ernesto Zedillo, para eliminar días feriados con la finalidad de tener más días laborables e incrementar la productividad.

Se concluye entonces que ambas medidas traerán efectos negativos en la economía mexicana, que al final, se verán reflejados en menores empleos y mayores costos, porque es bien sabido que para compensar las nuevas reglas los empresarios y negociantes cargarán esas pérdidas a los precios finales de los consumidores.

*Maestro y Doctor en Ciencias económicas por el IPN y la Universidad Autónoma Chapingo; es profesor investigador, coautor de los libros: Los depredadores, Plantea, 2017 y Análisis de la Macroeconomía y del Sector Externo de México, Universidad de Humboldt, Alemania; Complutense, Madrid, España, 2018. Ha escrito infinidad de artículos para revistas especializadas, miembro del SNI. Correo electrónico mardur6@hotmail.com