Por: Lizbeth González

El recurso que ingresa de los parquímetros en los municipios siempre ha sido objeto de sospecha en el adecuado ejercicio de recursos públicos, pero en Huamantla ya no es un tema que permanezca en la opacidad, hay información clara sobre el destino de ese capital.

Además de ofrecer un control en las vialidades y propiciar la movilidad, los parquímetros representan un ingreso que en algunos municipios se convierten en la “caja chica”de los presidentes municipales y pocas veces se informa a dónde va a parar ese dinero.

Hace unos días comenzamos a ver noticias periodísticas donde se informa que el presidente de Huamantla, Chava Santos Cedillo, está entregando material para rehabilitar calles e infraestructura educativa en diversas comunidades del municipio.

Esa actitud marca diferencia y establece un precedente, pues en lo sucesivo los alcaldes deberán cumplir con esa rendición de cuentas y actuar en transparencia respecto de los parquímetros porque el pueblo ya sabe que ese recurso sirve para mejorar las condiciones de espacios públicos.

Chava Santos está bien evaluado en términos generales, lo dicen las encuestas, pero lo más importante es que lo dicen muchos ciudadanos que todos los días ven su trabajo y que están siendo informados permanentemente de las actividades que emprende el ayuntamiento a favor de la promoción turística, de la capacitación para emprendedores, del apoyo a estudiantes, y una serie de obras que colocan a Huamantla como el puntero en desarrollo y crecimiento en el estado.