Medidas como Gas Bienestar, no sirven de mucho. Alza en tasas de interés frenan crecimiento económico. 

Marco Antonio Durán Ruvalcaba*

Las presiones por los precios de algunos insumos o materias primas —commodities— a nivel mundial se han convertido en un problema muy grande para muchos países y México no es la excepción. El alza en productos como los energéticos (petróleo, gas, gasolina), mantienen en alerta a las autoridades financieras.

Apenas hace unos días el Banco de México en el ánimo de frenar la inflación, en su decisión de política monetaria, decidió aumentar la tasa de interés de referencia en 25 puntos base, para dejar en 4.75 por ciento.

La finalidad es muy simple: detener la inflación que se ha disparado, tartar de contener el alza en los precios sobre todo de la canasta básica, pero no será tarea fácil, pues la medida supone que no alcanzará y que pronto habrá otro aumento en tasas de interés.

Y es que como comentamos, el alza de productos como el gas o las gasolinas no es un asunto que se resuelva de manera interna, considerando que son producto que se compran en el extranjero y tiene por esa razón que ver con la oferta y demanda internacional.

Desde luego el aumento en los energéticos, propicia que afecte el precio de los alimentos; los costos del transporte por el alza en combustibles son trasladados a los consumidores finales, del mismo modo la generación de electricidad que se produce por utilización de combustóleo, pero hay otros como el gas que afectan directamente a los hogares porque es un bien que se utiliza para la elaboración de alimentos.

Para dar una idea muy clara de la problemática que enfrenta el gobierno y la población, es importante comentar que, por ejemplo, el gas natural ha aumentado en los mercados mundiales.

Fuente: Elaboración propia con datos del CBOT

En lo que va la pandemia el costo ha crecido 227 por ciento, en el año lleva un alza de 134 por ciento y tan solo en el mes de septiembre que acaba de concluir, el precio ha subido un 35 por ciento, esto es, luego de alcanzar casi seis dólares por BTU –medida británica para medir el producto—.

Le anterior significa que las medidas tomadas por el actual gobierno de poner topes al precio del gas no podrán contener el aumento. Todos sabemos que fue creada de facto por este gobierno la empresa “Gas Bienestar” para tratan de frenera el alza y sin embargo no ha sido posible.

De hecho, el fijar precios es una medida perversa que a la larga tiene un costo mayor, pues mantener un bajo costo se hace a través de subsidios al producto con los impuestos o bien con deuda.

Un subsidio para entenderlo mejor es una proporción de dinero que pone el gobierno para que el precio de un bien que paga la población no sea tan alto; es ponerle una parte del costo total.

Los subsidios también están en el maíz que paga a campesinos, para que la tortilla no suba de precio y en las gasolinas para que no se encarezca más los productos por su transporte.

Ahora bien, el que suban las tasas de interés tampoco es una buena noticia para un país como México, el alza en los rendimientos, implica un freno al crédito porque se encarece el costo del dinero, disminuye la cantidad de dinero en circulación, se detiene la inversión productiva y en consecuencia el empleo. En pocas palabras se inhibe el crecimiento económico que de por si esta estancado desde que inicio este gobierno.

Uno de los muchos efectos perversos que deja esta medida es que las tasas de interés son negativas, es decir, una tasa de interés nominal de 4.75% y una inflación de 5.87%, implica que la tasa real es de -1.12%, significa en términos llanos que el dinero hoy vale menos. 

Significa que, si quieres comprar con automóvil con el dinero que tenías ahorrado el año pasado, hoy ese dinero no te alcanzara porque se ha depreciado en el tiempo. Significa que el dinero que ganas vale menos, significa que hoy el país y tu son más pobre.

*Es doctor en ciencias económicas, por el IPN y la Universidad de Autónoma Chapingo, es profesor investigador y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) de Conacyt.