• Ana Lilia Rivera destaca que la Ley General de la Alimentación Adecuada y Sostenible no tendrá ningún impacto presupuestal

Rivera Rivera celebró en conferencia de prensa, la aprobación del proyecto de decreto por el que se expide la Ley General de la Alimentación Adecuada y Sostenible, que establece las bases para la promoción, protección, respeto y garantía del derecho a la alimentación.

La legisladora de Morena destacó que este producto legislativo, el cual ya fue aprobado por ambas Cámaras y espera su publicación en el Diario Oficial de la Federación, es el primero en la historia que considera como una obligación del Estado la sana alimentación de las y los mexicanos, con reglas claras e instituciones precisas.

Además, destacó que la aplicación de esta Ley no tendrá ningún impacto presupuestal, sino de organización y de orden; “es una Ley que tiene todas las instancias cubiertas y todos los programas y presupuestos se están vinculando de manera obligada”, asentó.

También, dijo que este proyecto abrirá mercados, pues las tiendas de autoservicio deberán adquirir el 15 por ciento de su oferta de pequeños productores. Igualmente, detalló, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) deberá determinar normas, por lo que se reglamentará a la industria alimentaria.

En el país no pasan sólo cosas que nos polarizan, apuntó, sino otras que nos unen, como esta lucha que inició hace 10 años alrededor de la reglamentación sobre el derecho a una alimentación sana, el cual se consagra en el artículo 4 constitucional.

Ana Lilia Rivera destacó que la propuesta fue aprobada por unanimidad en ambas Cámaras, luego de que se discutiera por más de dos años junto con asociaciones de la sociedad civil y la incitativa privada.

Indicó que tuvo que ser la pandemia por Covid-19 la que sacudiera las estructuras de salud y de conciencia de las instituciones para acelerar el paso para la discusión de esta ley reglamentaria.

En ese sentido, señaló que la emergencia sanitaria encontró a México como uno de los países con mayor índice de obesidad en adultos y niños, con un número muy significativo de diabéticos y con las enfermedades cardiovasculares como la principal causa de muerte.

Todo esto, denunció la legisladora, producto de una mala alimentación, pues durante los últimos 40 años hemos consumido alimentos de mala calidad, debido a que no existen reglas claras sobre lo que se puede consumir o no; “ya teníamos epidemias que eran invisibles por la mala alimentación y nutrición”, acotó.