·      No se busca criminalizar o estigmatizar a los profesionales de la salud, sino, contribuir al combate de este tipo de violencia: Gabriela Brito

Durante la trigésima cuarta sesión ordinaria, las y los diputados locales aprobaron el dictamen con proyecto de decreto por el que se reconoce la violencia obstétrica como una forma de violencia, iniciativa presentada por la congresista Gabriela Esperanza Brito Jiménez del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo.

Con el objeto de reconocer la violencia obstétrica como una forma de maltrato que viola el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, que pone en peligro su salud, su vida, su integridad física, la intimidad y la autonomía y su derecho a la no discriminación, la LXIV Legislatura aprobó diversas modificaciones a la Ley que Garantiza el Acceso a las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia y a la Ley de Salud, ambas del Estado de Tlaxcala. 

En la máxima tribuna tlaxcalteca, se puntualizó que se entenderá para los fines legales, a la violencia obstétrica como el acto u omisión, negligente o doloso, ejercido por parte del personal médico, auxiliar o administrativo de las instituciones que brinden servicios de salud, en los sectores público o privado, a través del cual se cause daño o perjuicio a la salud física o psicoemocional de una mujer, durante los periodos de embarazo, parto o puerperio. 

De esta manera, corresponderá al Sistema Estatal de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, en materia obstétrica, el garantizar que los servicios de salud cuenten con los establecimientos, bienes, servicios de salud y personal capacitado e idóneo que contribuyan a asegurar la observancia de los derechos de las mujeres, durante el embarazo, el parto y el puerperio.

Así mismo, se busca promover la reducción del número de cesáreas, atendiendo a los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo que también serán indispensables y obligatorias las campañas de difusión de los derechos de las mujeres en materia obstétrica, así como los medios administrativos y judiciales para que las autoridades conozcan de los casos de violencia obstétrica. 

Cabe recalcar que la diputada iniciadora de esta reforma, Gabriela Esperanza Brito Jiménez, puntualizó que no se busca criminalizar ni estigmatizar a los profesionales de la salud, sino, que se busca que se erradiquen las prácticas violentas y se priorice una atención integral a las mujeres, por lo que se promoverán servicios especializados de atención a mujeres que hayan sido víctimas de violencia obstétrica, que permita una reparación integral. 

También se establecerán los mecanismos de monitoreo, para generar registros específicos de incidencia y que permitan la erradicación de este tipo de violencia, a través de programas, protocolos y lineamientos de atención obstétrica, entre el personal médico, hospitalario y administrativo, con el objetivo de asegurar un trato digno, seguro y con perspectiva intercultural hacia la mujer, garantizando su derecho a un parto humanizado. 

De esta manera, la LXIV Legislatura reafirma su compromiso a favor de la salud, integridad y desarrollo libre de violencias de las mujeres tlaxcaltecas.