Los dólares que envían los connacionales superan a la Inversión Extranjera y las ventas de petróleo.

Marco Antonio Durán Ruvalcaba*

Durante 2021 México recibió por concepto de remesas 51 mil 586 millones de dólares, casi un billón 50 mil millones de pesos. Dicha cantidad equivale al 5.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

En el informe de la Balanza de Pagos, que reporta el Banco de México, revela que el año pasado la cifra superó en 10 mil 980 millones dólares a lo que se obtuvo un año antes, marcando un nuevo récord histórico en envíos de dólares de connacionales residentes en el extranjero.

Para enero de 2022 la situación no cambio en las remesasque volvieron a sumar 3 mil 931 millones de dólares, un crecimiento del 19 por ciento respecto a enero del año pasado. La cantidad de recursos provenientes del extranjero sobre todo de Estados Unidos no paran de llegar para fortuna de las familias mexicanas que sufren la caída de sus ingresos y la pérdida de su trabajo.

Poniendo en perspectiva lo que son los envíos de dólares de los migrantes y su importancia para el país, el monto de las remesas el año pasado fueron casi 1.5 veces lo que México recibió por Inversión Extranjera Directa, la cual ascendió a 32 mil 338 millones de dólares y más del doble de lo que seobtuvo por la venta de petróleo, que apenas sumó 24 mil 926 millones de dólares.

Sin embargo, mucho se habla de la importancia de las remesas incluso se celebra la llegada de esos dólares como si fuera un logro de la política económica o del gobierno en turno, pero lastimosamente es todo lo contrario.

Empecemos por decir que las remesas no son parte de la economía, es dinero que se generó fuera del país, por eso,solo es una transferencia. Una transferencia es una dación, un recurso entregado sin contraprestación alguna.

Esos dólares tienen su origen en el esfuerzo de los mexicanos que trabajan fuera del país, de personas que tuvieron que ir en busca de oportunidades que no encontraron o les negaron en su lugar de origen. Puedo ser por falta de trabajo o reconocimiento, desplazamiento por violencia; el motivo que sea, se trata dolorosamente de personas expulsadas de México.

De acuerdo con informes de la ONU, México es el segundo país en el mundo que más personas destierra con 11.8 millones y solo detrás de la India con 17.5 millones, pero antes que China y Rusia con más de 10 millones de personascada uno.

Center Research Pew, calcula que cada año de forma ilegal ingresan a Estados Unidos unos 300 mil mexicanos, aunque el INEGI señala que de 2015 a 2020 migraron 803 mil, es decir unos 170 mil por año.

De acuerdo con los datos más recientes, de los inmigrantes extranjeros que hay en territorio estadounidense de forma ilegal, la mitad son mexicanos, una quinta parte centroamericanos, y los Sudamérica, representan el 7.4%. 

Lo triste es que 1 de cada 2 mexicanos que migra son jóvenes que tienen entre 17 y 29 años y tres de cada 10 que se van del país son de edades muy productivas de entre 30 y 44 años. La mayor parte de los expulsados son hombres, pues representan 7 de cada 10.

la escolaridad de los migrantes mexicanos es limitada, pero 7 de cada 100 que se fueron del país de forma ilegal y legal tiene estudios superiores y de posgrado.

Los Estados que más personas expulsan en México son Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Zacatecas, Oaxaca y Puebla, ya sea por violencia o falta de trabajo, según INEGI en el censo 2020.

Los datos más recientes (2019) indican que había viviendo en Estados Unidos una población de 57 millones de latinos, de los cuales 63 por ciento eran de origen mexicanos.

Los trabajos en donde mayor actividad tiene: son en el sector agrícola, construcción, maquiladora, hotelería, minería yservicios generales.

Con mayor frecuencia los mexicanos que migra a Estados Unidos, llegan a los Estados de Texas, California, Illinois, Washington, Arizona y Nueva York.

Los informes sobre las remesas recibidas señalan que el estado que más dólares obtuvo en 2021, fue Jalisco, tras acaparar el 10.2 por ciento del total, seguido de Michoacán con el 9.9 por ciento, le siguieron en importancia Guanajuato, Estado de México y la CDMX, con el 8.4, 6.1 y 5.7 por ciento en cada caso.

Llama la atención que ocho Estados concentran la mitad del total de las remesas, es decir, que si se agrega a Guerrero; Oaxaca y Puebla, se tiene que uno de cada dos dólares que llegan al país, corresponde a esas regiones.

Otros datos que destacan son como algunos Estados en los dos últimos años desplazaron a otros, por ejemplo, Jalisco que reemplazo a Michoacán del primer lugar que había ocupado históricamente como receptor de remesas.

Jalisco recibió 5 mil 235 millones de dólares, mientras que Michoacán obtuvo 4 mil 984 millones. Otro caso es el de la CDMX que siempre ocupaba el lugar ocho o nueve y para 2021, brinco al quinto lugar (5), desplazando a Guerrero, Puebla y Oaxaca.

El año pasado, la Ciudad de las oportunidades, según el gobierno de Claudia Sheinbaum, reportó un saldo histórico de 2 mil 943 millones de dólares, duplicando de forma increíble los mil 415 millones que se registraron en 2018.

Es importante decir que el incremento de 27 por ciento que reportaron los envíos de dinero en el último año (2021) y el crecimiento sostenido desde hace un lustro (2016-2021) en más de 10 por ciento anual se debe a dos posibles causas:

La primera por la pandemia o la crisis económica que inicio con la llegada del actual gobierno y que ha traído problemas en los ingresos de mexicanos por la caída de sus ingresos y perdida del empleo. Ante esa situación los mexicanos en Estados Unidos han ayudado a sus familias con mayores montos enviados, pues cada remesa enviada el año pasado fue por un monto promedio de 378 dólares, mientras en 2017, es decir, antes de esta crisis, era de 309 dólares.

Hay que recordar que EEUU ha otorgado apoyos a las familias que perdieron su empleo o que tuvieron que ser confinadas por la llegada del Sars Cov 2, permitiendo tener recursos adicionales que pudieron transferir de manera solidaria a sus familiares en México.

La otra explicación que ofrecen los expertos es que, aprovechando la oportunidad de la pandemia, algunos grupos del crimen organizado han podido transferir recursos vía casas de cambio para lavar dinero en México. Los mecanismos utilizados y ya documentados por algunas autoridades, son enviar dinero a algunos residentes con necesidades en México, para cobrar montos mensuales a cambio de una dádiva en efectivo.

*Maestro y Doctor en Ciencias económicas por el IPN y la Universidad Autónoma Chapingo; es profesor investigador, coautor de los libros: Los depredadores, Plantea, 2017 y Análisis de la Macroeconomía y del Sector Externo de México, Universidad de Humboldt, Alemania; Complutense, Madrid, España, 2018. Ha escrito infinidad de artículos para revistas especializadas, miembro del SNI. Correo electrónico mardur6@hotmail.com