Comisiones suman más de 30 mil, sin embargo, el servicio no corresponde al costo pagado; en México existen 13 sucursales bancarias por cada 100 mil adultos, España 46 y Francia 33 y Japón 34; cajeros ATM 58 mil 840 por 500 mil en Estados Unidos.  

Marco Antonio Durán Ruvalcaba*

Existen miles de comisiones que cobran las instituciones financieras en México. Cualquier operación, transacción, transferencia o servicio por simple o sencillo que resulte tienen un costo. Todas son proporcionadas por los diferentes intermediarios y registradas ante Banco de México, sin que haya responsabilidad alguna de las autoridades por los cobros.

Dicho de otra manera, tienen licencia para cobrar (robar) a los usuarios lo que se les ocurra, el único requisito es avisar.

Sabemos de algunas comisiones y tarifas que se cobran, por ejemplo: apertura de crédito, disposición en efectivo, consulta de saldo, anualidad de tarjeta, reposición de plásticos y también tarifas por pago del teléfono, luz, cable y otros servicios, etc. Son las más comunes, pero no todas.

¿Qué hay de las que no sabemos?

Para que lo tenga en cuanta, de aquí en adelante, son aproximadamente 30 mil comisiones registradas. Si, leyó bien, unas son tarifas y otras tantas comisiones.

No se pretende sorprender a nadie, solo quitar el velo que han puesto los intermediarios en complicidad con la autoridad reguladora y de lo que nadie habla, pero cuesta mucho dinero a los mexicanos.

Sirve para enriquecer sobre todo a extranjeros que cada año hacen transferencia a las controladoras en su país. Casos más recurrente BBVA, el grupo español cuyas ganancias en México representan más de la mitad de lo que obtiene en todo el mundo. Lo mismo pasa con Santander, Scotia Bank, HSBC o Citigroup.

Las utilidades de la banca comercial en 2021 fueron del orden de 182 mil millones de pesos —65 por ciento por arriba de los obtenidos en 2020—, cantidad sin precedentes a pesar de la crisis económica y la pandemia.

Lo inaceptable es que la mitad de esas ganancias provienen de las comisiones y tarifas que cobran. Es el único país en el mundo donde no se regulan. Es un paraíso para intermediarios nacionales y extranjeros.

Recientemente comentamos en este espacio sobre el ahorro, la inversión y las tasas de interés. Esbozamos un poco lo que era la tasa activa. Explicamos que es la que cobra el banco cuando otorgan un préstamo o crédito; se habló del Costo Anual Total (CAT) que incluye: tasa de interés, comisiones y anualidad de su tarjeta de crédito, la cual oscila entre el 45 y 86 por ciento dependiendo del banco.

Lo del interés explicamos que es un porcentaje que se determina sobre la cantidad del dinero prestado, pero no lo de las comisiones y tarifas.

¿Cuáles y cuántas son?

Aquí algunas de las que se reportan: Apertura de crédito, disposición en efectivo, aclaraciones (movimientos no reconocidos), anualidad, emisión del plástico, gastos de cobranza (no pago a tiempo), inscripción a programas (meses sin intereses), reposición por robo o extravío, emisión de estado de cuenta, solicitud de saldo, impresión de movimientos, cobro por retiro en cajero distinto, falta de pago, cuentas adicionales, localización, mantenimiento y/o administración (saldo mínimo), pólizas, cheques sin fondos, cheque certificado, así como muchos otros reclamos etc.

Para tener una idea de la arbitrariedad, una simple impresión en cualquier papelería no rebasaría los 50 centavos, pero en una solicitud del estado de cuenta o saldo en banco cuesta entre 5 y 30 pesos.

Lo mismo sucede con alguna operación electrónica realizada desde algún dispositivo: smartphone, computadora, tableta o a través de la domiciliación, cuyo valor no rebasaría los 20 centavos, sin embargo, en ventanilla se paga entre 5 y 10 pesos.

Lo anterior significa que las comisiones que se cobran son las que contribuyen a encarecer el costo del dinero, no solo la tasa de interés.

Además de los bancos, hay otros intermediarios: Sofomex, Sofipos, aseguradoras, arrendadoras, Afores, factoraje, almacenes generales, cajas de ahorro, corresponsales bancarios (OXXO, Walmart, Soriana, Shedraui, etc.) o algún microcrédito, etc.

Quién no ha ido a alguna tienda de conveniencia y realizado un depósito, pago de servicio o recarga con una comisión realmente ofensiva y desproporcionada.

Todos los productos que ofrecen los intermediarios tienen algún cargo. Banco de México a través del RECO, se encarga de dar a conocer las comisiones que cobra la banca por internet, electrónica, por teléfono, móvil (teléfono), ventanilla, cajeros ATM; también para créditos vía tarjeta, hipotecario, automóvil, personal, ABCD. Cuentas de cheques, depósitos, ahorro, fondos de inversión, pagarés; por servicio SPEI, TFI, mismo banco, concentración de fondos, dispersión de fondos y servicios especializados.

Muy poca gente sabe que el costo de seguro de auto, vida o hipotecaria, está en función del lugar donde vivas (código postal), la edad, si cuenta con estacionamiento, color, marca, submarca, etc. Va subiendo dependiendo del riesgo. No es lo mismo vivir en Jalisco que en Yucatán, en una colonia popular que residencial.

En fin, todas son comisiones, que a la hora del siniestro (robo, percance, etc.) en caso de auto, el deducible, la depreciación, descuentos y otros gastos, reducen el patrimonio a casi nada.

Para los intermediarios es ganar, ganar y para el usuario, perder por todo.

Los altos costos y el exceso de tarifas y comisiones que se cobran son un robo, pero lo que indigna es el pésimo servicio que se recibe de los intermediarios. No hay autoridad que los obligue a eficientar sus procesos, a actualizar sus métodos e innovar sus sistemas de cobro y pago.

Ir a una institución es perder horas, no se diga reclamar algún cobro, porque pueden pasar meses y hasta años para reconocer una simple operación.

¿Qué hay del servicio?

Según el Banco Mundial, en México existen 13 sucursales bancarias por cada 100 mil adultos, cantidad infinitamente inferior las que hay por ejemplo en España que es de 46, Estados Unidos 30, Francia 33, Reino Unido 25, Japón 34, Brasil 17 y Turquía 16. En todo Latinoamérica el número es mayor que en México a excepción de Argentina.

Los datos de la banca mexicana revelan que existen 11 mil 698 sucursales en todo el país, las cuales atienden a 126 millones de personas, mientras que en EEUU solo Bank of América cuenta 4 mil 800 oficinas, pero existen 5 mil 800 bancos.

Otro dato abrumador es el número de cajeros automáticos. En México se tienen desplegados 58 mil 841, mientras que en Estados Unidos hay 500 mil cajeros, por cierto, 44 por ciento son terminales bancarias y el resto son administrados por empresas privadas. Los cajeros automáticos también realizan operaciones de depósito, retiro, transferencias, pagos de servicios, seguro, reaseguro y hasta un crédito para auto e hipotecario.

Maestro y Doctor en Ciencias económicas por el IPN y la Universidad Autónoma Chapingo; es profesor investigador, coautor de los libros: Los depredadores, Plantea, 2017 y Análisis de la Macroeconomía y del Sector Externo de México, Universidad de Humboldt, Alemania; Complutense, Madrid, España, 2018. Ha escrito infinidad de artículos para revistas especializadas, miembro del SNI. Correo electrónico mardur6@hotmail.com